Arma Poderosa

No te puedo mentir, hijo querido:

Difícil es la vida que te espera.

Maldad encontrarás, mas yo quisiera

Que marcharas de casa prevenido.


Muchas penas y glorias he vivido.

Sinsabores he hallado por doquiera

Y aunque esto que te cuento te escondiera

De la vida lo hubiese aprendido.


Escucha este consejo. ¡No lo olvides!

Infalible, certera y poderosa

Será el arma que portes, hijo mío.


Pues si es paz en tu vida lo que pides

Esa arma es la oración maravillosa:

"Corazón de Jesús, en Vos confío"


14 Enero 1995