En tu Casa


Al templo ya los fieles han llegado.

Es misa de domingo. ¿Qué razones

Los mueven a elevar sus oraciones?

¿Por qué en la iglesia hoy se han congregado?


¡Este niño locuaz vino obligado!

La anciana reza antiguas devociones

Y el hombre aquel se sume en reflexiones

agobiándolo el peso del pecado.


A tu casa he venido con confianza

De saber que has de darme una esperanza!
¡Yo, Jesús, vengo a verte convencido!

¡He venido a gozar de tu presencia!
¡Escucha mi plegaria con clemencia!
¡Apiádate, mi Dios, yo te le pido!

8 de Diciembre de 1994