Mi Sobrina Pily


Te recuerdo de pequeña

en mis visitas a casa,

Pili, sobrina querida,

en el sillón de la sala,

muy bonita y muy graciosa,

con sonrisas dibujadas

en tu carita de niña

y siempre muy ataviada

con vestidos que lucías

cual muñequita encantada.

Mira, Pili, si has crecido,

pues el tiempo pasa y pasa,

y en mujer te has convertido:

encantadora y muy guapa.

Mas te cuento: ¡Me he enterado!

Me avisan que te nos casas.

Y te sueño ya, radiante

de novia, con albas galas!

Sí, con tu bella sonrisa,

y casi escucho la marcha

que anuncia nupcias al viento

en alguna iglesia santa.

Y dirán quienes te vean

subir por la escalinata

que te llevará al altar,

“¡Qué guapísima muchacha!”

A Andrés y a ti felicito,

pues ya pronto se nos casan

y celebro así con júbilo

al escuchar las campanas

que allá en Puebla nos pregonan

y con júbilo proclaman

para que todos celebren:

¡Te casas, Pili, te casas!


Febrero 2022