¡Es correcto!

Me llama la atención la frasecilla que aunque hasta hace algunos

años era inédita, hoy parece haberse puesto muy de moda: “Es correcto”.


Lo que es correcto es correcto

Y lo que no, no lo es

Y así como tú la ves

Lo incorrecto es incorrecto.


Y es así, que en su defecto,

Aunque no haya el interés

De preguntar los porqués,

Lo incorrecto no es perfecto.


Y esto tiene tal efecto

Que puedes dar de traspiés

Y recibir puntapiés,

A lo cual no soy afecto.


Y así, con harto intelecto,

Y sin hablar al revés

Podré yo decir después,

Que no voy por buen trayecto.


Aunque no es pluscuamperfecto

El final es muy cortés

Y lo pongo yo a tus pies

Haciendo así lo correcto.