Gladys, tan maravillosa


Eres buena, compasiva,

y con afán de ayudar,

a todos has de escuchar,

para darles, comprensiva,

un consejo que motiva.

Eres siempre generosa.

¡Gladys, tan maravillosa!


Con talento sin igual

y particular soltura

plasmas un gran pintura

con un talento especial

y maestría excepcional.

¡Qué artista tan talentosa!

¡Gladys, tan maravillosa!


Tus hijos, agradecidos,

celebran hoy tu onomástico,

y me parece fantástico.

Y conmigo, muy unidos

siendo siempre bendecidos

te festejemos, Preciosa.

¡Gladys, tan maravillosa!


Admiro tu devoción

tu gran fe, tu gran fervor,

cuando elevas al Señor

con certeza y convicción

tu plegaria y oración.

Eres devota y piadosa.

¡Gladys, tan maravillosa!


Y quiero yo en este día

darle gracias al Creador,

a mi Dios, nuestro Señor,

pues yo no sé lo que haría

de no tener la alegría

de llamarte a ti, “mi esposa”

¡Gladys, tan maravillosa!